Las personas, cómo se las hace sufrir y el daño que reciben

Abusos físicos, emocionales, sexuales y económicos.

También se sigue creyendo que es el hombre quien debe tomar las decisiones en una familia. Hay muchos hombres que, para mantener ese privilegio, adoptan conductas violentas con algunos de los miembros de su familia. Por ejemplo, castigan físicamente, gritan e insultan, critican y humillan a la esposa, a los hijos y a veces a sus propios padres si son ancianos y dependen de él. A este tipo de comportamiento, cuando es utilizado de manera habitual, lo llamamos Violencia Familiar: porque el hombre usa sobre los demás un poder de una manera que les causa daño y los hace sufrir.

Las personas
Los estudios que se han realizado indican que es el hombre quien ejerce este tipo de violencia o abuso de poder en la gran mayoría de los casos y las mujeres, las niñas y los niños son las principales víctimas.
La conducta violenta puede ser la única manera que un hombre conoce para conseguir que los demás lo obedezcan y se haga todo como él quiere, sin que importen los intereses y sentimientos de la esposa o los hijos.
Esa conducta adopta diferentes formas a las que llamamos “abuso” porque pone a quien lo recibe en una situación de inferioridad, dejándolo vulnerable y temeroso. Esto significa que se ha causado un daño, por ejemplo, una herida emocional que traerá aparejado mucho sufrimiento, incluso hasta muchos años más tarde. Siempre que se maltrata se produce un daño emocional que deteriora la personalidad y la salud del que lo recibe. Ese maltrato puede ser por acción: se le hace algo que lo lastima, por ejemplo, se lo insulta o humilla frente a otros; o por omisión, no se hace algo que necesita, por ejemplo, no se le habla, no se demuestra cariño, se lo ignora.
Al abuso o maltrato emocional se le puede agregar o no el abuso o maltrato físico: golpes, cachetazos, patadas, empujones y toda una serie de acciones que pueden incluir el uso de armas y finalizar con graves lesiones o la muerte de la víctima. A veces algunos hombres matan a la novia o a la esposa y luego se suicidan. O pueden llegar a asesinar a toda la familia.
Además del abuso emocional y físico, también existe el abuso sexual. Las investigaciones indican que muchas niñas y niños son abusados sexualmente en su casa por algún familiar muy cercano como el padre, el padrastro, un abuelo, un tío, un hermano mayor o algún pariente o amigo íntimo de la familia.
Dentro del matrimonio también hay abuso sexual o violación cuando la esposa es obligada a tener relaciones sin su consentimiento, cuando es forzada o amenazada o cuando no se tiene en cuenta sus necesidades, sus sentimientos, lo que le gusta o le disgusta.
Existe otro abuso, que llamamos abuso económico, cuando un hombre cree que él es el único que puede manejar el dinero de la familia, le impide a su esposa tener o mantener un empleo para tenerla sometida y la obliga depender en lo económico de él. Cuando la fuerza a que le tenga que pedir o rogar por el dinero, en lugar de compartirlo con ella, la obliga a entregarle todo el dinero que ella gana, no le informa acerca de los ingresos familiares o no le permite disponer de ellos para sus necesidades y las de los hijos.
Otra forma de conducta violenta y abusiva consiste en romper los objetos —ropa, juguetes, fotos, plantas, elementos de estudio o trabajo, artefactos domésticos— que pertenecen a la esposa, a los hijos o son propiedad común de la familia. Revisar los cajones, cartera, agenda, sin respeto por la privacidad, controlar la correspondencia, los llamados telefónicos, las idas y venidas, los horarios, etcétera, de manera que nadie se siente libre ni con derechos pues está bajo el dominio de quien ejerce el poder en la familia.
Aunque existen hombres maltratados por su mujer y/o sus hijos, estos casos son poco frecuentes. Por lo general, el sector de la población que recibe más maltrato es el formado por las mujeres, las niñas, los niños y los miembros ancianos o discapacitados de la familia.

Las diferentes clases de Violencia Familiar: el maltrato infantil, las mujeres maltratadas, el maltrato y abandono a los ancianos y ancianas, el maltrato a los discapacitados y discapacitadas

La Violencia Familiar se puede clasificar en diferentes cuadros que tienen características y modos propios de presentarse:

Temas que vamos a Tratar Aquí:

    1. MALTRATO INFANTIL:

    Son situaciones no accidentales en las cuales un niño o una niña sufre daño físico, es privado/a de la satisfacción de sus necesidades básicas de alimentación y cuidados, se lo/a abusa sexualmente, o cuando se le hace un daño mental como resultado de una acción u omisión por parte de quienes tienen funciones paternas, maternas o es cuidador o tutor responsable. Los niños y niñas maltratados comienzan a tener problemas de aprendizaje, de conducta y de salud que no siempre son detectados y/ o comprendidos en su significado por la gente que los trata como las maestras, los amiguitos o los médicos pediatras.

    Las personas

    2. MUJER MALTRATADA:

    El maltrato emocional y/o físico, el abuso sexual, el abuso financiero, los insultos, el abandono, la infidelidad o la amenaza de realizarlos, aislarla de familiares y amigos, controlarla de manera posesiva, golpearla durante los embarazos, etcétera, son las formas más evidentes en que un marido puede ejercer violencia hacia la mujer. Este tratamiento da por resultado una mujer anulada que pierde la confianza en sí misma, en sus capacidades y un progresivo deterioro de su salud psicológica y física.
    Por lo común, estas conductas se entremezclan con momentos de arrepentimiento o de tranquilidad y demostraciones de amor, lo que a veces dificulta tomar conciencia de que el problema existe. Aunque los insultos o ataques físicos ocurrieran solamente una vez u ocasionalmente, establecen un antecedente de futuras agresiones y permiten al hombre violento controlar progresivamente toda la vida de la mujer y su entorno, dejándola aislada socialmente pero también desautorizada y rebajada delante de sus hijos.

    3. MALTRATO A ANCIANOS Y MALTRATO A DISCAPACITADOS:

    Los ancianos y los discapacitados, en razón de sus dificultades físicas y psicológicas, están expuestos a malos tratos ya sea en sus familias como, muchas veces, en aquellas instituciones que los albergan no suministrándoles los cuidados adecuados.

    Las personas
    En ocasiones también sufren maltrato en lo económico pues, al ser sus familiares administradores de sus bienes, pueden hacer mal uso de los recursos o gastarlos en lugar de comprar los medicamentos o la vestimenta adecuada que requieren estas personas que, por sus dificultades, se encuentran en una relación de dependencia.

    Dir. Carlos Liggera - Depto. Discapacidad y Tercera Edad
    Sec. de Salud y Acc. Social - Municip. de Junín

    Agregue un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

    Go up

    Utilizamos Cookies para asegurarnos que tengas la mejor experiencia de Navegación Más Información