Qué hacer con la tecnobasura

En el país hay grandes vacíos legales sobre el tratamiento de los desechos tecnológicos. Un negocio millonario y un futuro riesgoso para el medio ambiente. Qué hacen las empresas.

tecnobasura

La Ley de Moore es implacable. Según este principio definido en 1965 por Gordon Moore, uno de los fundadores de Intel, "cada 18 meses se duplica la capacidad de los microprocesadores, y al mismo tiempo desciende (aunque no en igual medida) el precio de los equipos electrónicos". Todo muy bien por el avance de la ciencia.

Pero ¿qué hacer con las toneladas de desechos high tech que se generan cada año (y que representan, según estadísticas mundiales, entre el 1 y el 5% de la basura mundial)?

En los últimos 7 años, unas 315 millones de PC han quedado obsoletas sólo en Estados Unidos, señalan Roxana Bassi y Susana Finquelievich de Links, Asociación Civil para el Estudio y la Promoción de la Sociedad de la Información. Se desconoce el destino de mil millones de toneladas de plomo, 2 mil toneladas de plástico y cientos de miles de toneladas de otros materiales tóxicos. Cada PC está compuesta por un 40% de plástico, 37% de metales, 5% de dispositivos electrónicos, 1% de caucho y el resto de componentes altamente contaminantes como plomo, cadmio, cromo y mercurio..

PAPELERA DE RECICLAJE

Estados Unidos, con un parque de 150 millones de PC hogareñas, es por lejos el principal responsable de la acumulación de basura tecnológica, y al mismo tiempo el más reacio a firmar convenios internacionales como el Protocolo ambiental de Kyoto y el de residuos peligrosos de Basilea.
El problema aumenta cuando se toma en cuenta el asombroso crecimiento de la telefonía celular. Hoy circulan en todo el mundo unos mil millones de teléfonos móviles, y cada año dejan de utilizarse unos 500 millones de aparatos.

tecnobasura
En la Argentina habrá a fin de año más de 18 millones de usuarios de telefonía celular y "el 27% de ellos piensa renovar sus equipos en los próximos 6 meses", señala Pablo Tedesco, de la consultora Prince & Cooke. ¿Y qué pasa con los teléfonos viejos? "El 26% lo tiene en su casa desactivado, un porcentaje similar lo regala, y el 16% cambia de equipo porque se lo robaron", dice Tedesco. De tirarlo a la basura, todavía ni hablar. Aunque en algún momento estos aparatos inactivos y técnicamente obsoletos rellenarán las bolsas de residuos.
Si a esto se suman las pantallas de televisores, impresoras, cartuchos de tinta, CD’s, videocasseteras, cámaras y otros dispositivos electrónicos que anualmente quedan obsoletos, la acumulación de basura es realmente colosal.

NEGOCIOS CON LA BASURA

Lo que muchos tiran, para otros es un tesoro. Según un informe de la International Association of Electronics Recyclers, citado por la revista Enfasis en Negocios y Comunicación (EN&C), en Estados Unidos hay unas 400 compañías dedicadas al reciclaje básicamente de PCs, con ingresos anuales por u$s 700 millones. También los países de la Unión Europea (donde los residuos de este tipo aumentan 28% cada 5 años), están preocupados por el tema.

El programa europeo de reciclaje de celulares involucra al 65% de las unidades viejas, y en los nuevos teléfonos está previsto eliminar los materiales peligrosos como mercurio y plomo. Otro tanto ocurre con las pantallas de rayos catódicos de televisión y de PC, que contienen óxido de plomo y bario, como sucedió hace una década con lavarropas y aire acondicionados cuyas tecnologías vulneraban la capa de ozono.

No obstante, el panorama en América latina es bastante más desalentador. "Los países desarrollados exportan sus desechos electrónicos a los países emergentes, donde se extraen los circuitos electrónicos y el aluminio", dicen Bassi y Finquelievich, de Links.

"Sin embargo, como estas prácticas se realizan sin las regulaciones y monitoreos adecuados, la mayor parte de los desechos quedan expuestos al aire libre, contaminando el agua y el suelo".

tecnobasura
En toda la región, sólo la empresa chilena Recycla se dedica al reciclaje de basura electrónica, así como de desechos industriales y aeroespaciales. Colombia es otro país que está implementando medidas para aprovechar la basura tecnológica, por medio de la utilización de componentes electrónicos en proyectos de robótica en las escuelas.

QUE HACEN LAS EMPRESAS

A nivel local, Xerox cuenta con un programa de recolección de insumos y partes usadas por los clientes, para someterlas a un proceso de segregación de materiales (plástico, componentes electrónicos, cableado, metales, etc). "Un 50% de la materia prima recolectada es remanufacturado para volver a utilizar, lo que implica unas 5 mil unidades por mes" indica Marcelo Costa, gerente de la planta Xerox Argentina, que obtuvo recientemente la certificación ISO 9001 - 2000.

En tanto, EPSON recolecta en su centro de servicios desechos como cartuchos de tinta y tonner, que son trasladados y procesados en plantas de tratamiento en otros países. La empresa participa del Pacto de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en el que se compromete a desarrollar mecanismos de ahorro de energía y obtuvo el nivel "cero emisiones" (de gases de efecto invernadero) en todas sus plantas del mundo en 2003. También incorporó el concepto de "contabilidad ambiental" a sus balances.

"En general, las empresas eluden su responsabilidad ambiental porque tienen en cuenta solamente los costos inmediatos, y no los de largo plazo que resultan de perjudicar el medio ambiente", dice Eduardo Capanna, gerente de la División Consumibles de EPSON. "Pero hoy estamos en una situación diferente, donde los consumidores comienzan a castigar a los que descuidan el hábitat".

En tanto, BGH tiene en Tucumán una planta de reciclado de celulares donde se procesan mensualmente unas 35 mil unidades, de los que resultan entre 200 y 300 kg de plástico reutilizable por mes. Estos equipos llegan sin sus baterías, que por ahora se acumulan a la espera de una legislación al respecto.

Por su parte, Microsoft apoya un Taller de reciclaje de computadoras junto con la Fundación Equidad, cuyo objetivo es enseñar el oficio a jóvenes desocupados y al mismo tiempo entregar las computadoras que han sido previamente donadas por empresas, a escuelas y organizaciones civiles.
Al margen de estas buenas iniciativas, aún es largo el camino por recorrer en el país en cuanto a legislaciones y medidas claras. El avance tecnológico es feroz, y la basura que genera a su paso también. El futuro ya llegó y sus problemas también.

FUENTE: Revista Fortuna

Jorge Manzur
Titular Grupo Umana

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Go up

Utilizamos Cookies para asegurarnos que tengas la mejor experiencia de Navegación Más Información