El conductor y la seguridad – Parte 2

Consejos y recomendaciones.

Circulación con menores

* No lleve a los niños en la parte delantera del coche, sobre sus rodillas o al lado del conductor. En caso de frenada brusca, su cabeza puede golpear la guantera o el parabrisas.
* Los niños menores de 12 años deben ubicarse en la parte de atrás y usar cinturón de seguridad. Si son muy pequeños, ubicarlos en una sillita especial, firmemente sujeta al asiento (lea los consejos sobre sillas y cinturones de seguridad para niños).
* No baje demasiado los vidrios de las ventanillas traseras, para evitar que asomen la cabeza o saquen los brazos.
* Enséñeles que no deben tocar las cerraduras, ni las manijas para bajar los vidrios. Tampoco jugar ni saltar mientras viajan.
* Ponga siempre la traba de seguridad en las puertas traseras.
* Cuando detenga el vehículo, tenga la precaución de enseñarles a bajar solamente por el costado de la acera o la banquina. En viajes largos, haga un alto cada 2 o 3 horas para que descansen y se distraigan.
* Trate de no dejar solos a los niños en el coche. Si tuviera que hacerlo, saque la llave de contacto, ponga freno de mano y trabe las ruedas acercándolas a la acera.
* Para evitar que los niños se mareen durante un viaje, no lleve totalmente cerrados los vidrios, no fume, haga que mastiquen un caramelo, que beban poco y no consuman alimentos pesados.
* Conducir con un niño en brazos o haciéndolo tomar el volante es un peligro enorme y una irresponsabilidad sin límites.

Cambio de neumáticos

* Encienda las balizas destellantes de emergencia de su vehículo.
* Coloque las balizas normalizadas al frente y detrás del vehículo en la distancia reglamentaria.
* Coloque cuñas en una de las ruedas y aplique el freno de mano.
* Coloque el criquet bien firme. Si el piso es de tierra, conviene colocar debajo una pequeña tabla.
* Saque la rueda de auxilio y téngala al lado de la que va a reemplazar.

Conducción económica:

Los factores que intervienen en el exceso de consumo son diversos. Algunos dependen del vehículo y
su estado; otros, del conductor.

El conductor y la seguridad

Velocidad

Es el factor que más incide en elevar el consumo de combustible.
A mayor velocidad, mucho mayor consumo.
Una manera de ahorrar es disminuyendo la velocidad de punta o máxima, sin reducir la media velocidad.

Resistencia aerodinámica 

• El consumo de combustible aumenta si el vehículo opone una mayor resistencia al avance. Si el vehículo tiene un mal coeficiente aerodinámico, el aire opondrá resistencia y se incrementará el consumo, especialmente a altas velocidades.
• No transporte cargas altas en el portaequipajes, porque además afectarán la estabilidad. Es preferible llevar un pequeño remolque antes que cargar el techo. Tampoco lleve el portaequipajes vacío.
• No baje totalmente los vidrios de las ventanillas, ya que el aire se embolsa en el habitáculo y genera resistencia.
• Centralice la carga para no aplastar la parte trasera del vehículo, ya que ello aumenta la resistencia del aire y el consumo de combustible.
Tampoco sobrecargue el vehículo. El exceso de peso hace que el motor se esfuerce, y que se consuma más combustible

Circulación en ciudad o en carreteras

El consumo de combustible varía sensiblemente según se circule en carreteras o en vías urbanas.
• En zonas urbanas, el consumo es sensiblemente superior, por la complejidad del tránsito, las aglomeraciones, la necesidad de parar y arrancar repetidas veces. Se aconseja, en caso de una inmovilización prolongada, parar el motor, a fin de contaminar menos el aire. Si su recorrido habitual está muy congestionado, es preferible tomar otro, aunque sea un poco más largo. Evite frenar o acelerar bruscamente.
• En carreteras, la mejor forma de ahorrar combustible es usar, con moderación, el acelerador, aprovechando la energía cinética. Es necesario conducir en forma moderada, regular, frenar y acelerar con suavidad.

Estilo de conducción

Según la manera de conducir, puede aumentar o disminuir el consumo de combustible.
Un conductor agresivo o nervioso puede consumir hasta un 40 % más de combustible que otro prudente y sosegado, que conduce con mayor tranquilidad.

Otras maneras de ahorrar combustible:

• Utilizar el cebador sólo en el tiempo estrictamente necesario.
• Arrancar y detenerse de manera suave.
• No acelerar bruscamente antes de parar el motor para limpiar los cilindros. Tampoco hacerlo para calentarlo, ya que se dañan los cilindros.
• Subir las cuestas acelerando solamente lo necesario.
No apurar el régimen del motor y utilizar la relación de marcha más elevada, para no fatigarlo.

Mantenimiento:

• Un motor bien regulado ayuda a ahorrar combustible.
• La puesta a punto del encendido y la carburación son fundamentales, por lo que hay que mantener las bujías en buen estado y cambiarlas periódicamente, al igual que los platinos.
• Un ralentí demasiado alto aumenta el consumo. También el carburador y el filtro de aire sucios, en mal estado o con la toma de aire mal orientada.
• Las válvulas y taqués mal regulados, hacen lo propio.
• El sistema de refrigeración deficiente también aumenta el consumo. No es conveniente que el motor se caliente más de lo necesario.
• El embrague que patina también aumenta el consumo.
• Para evitar el exceso de consumo es conveniente observar lo siguiente: la correcta presión de las cubiertas, el estado general de los neumáticos, alineación, balanceo y buena regulación de los frenos.
Cuidar el sistema de alimentación, para evitar fugas o derrames de combustibles.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Go up

Utilizamos Cookies para asegurarnos que tengas la mejor experiencia de Navegación Más Información